La Diputación de Cáceres y Ras de Terra presentan “Desenredando la merina”, un proyecto artístico, social y medioambiental cuyo objetivo es concienciar a la ciudadanía sobre la situación de la lana merina en nuestro país, donde a pesar de su producción, la falta de infraestructuras impide rentabilizarla y crear productos competitivos. Esta propuesta, organizada por el Centro Cultural Ras de Terra (Villanueva de la Vera, Cáceres) aborda el universo de la lana merina y su problemática actual desde el arte, el diseño, la artesanía y el activismo.

Durante el fin de semana del 23 al 25 de septiembre y coincidiendo con su primer aniversario, Ras de Terra acogerá en el secadero de tabaco rehabilitado que alberga su sede, en la comarca extremeña de la Vera, un amplio programa de exposiciones, talleres y conferencias. Desde lo rural, se quiere enfatizar el extraordinario potencial de la lana merina y sus enormes beneficios sociales y medioambientales.

“Desenredando la merina” contará con la exposición de tres referentes del arte textil contemporáneo: Andrea Hauer, Barbara Long y Ana Musma, cuyas obras han sido realizadas durante su residencia artística en Ras de Terra. La coreógrafa y bailarina Verónica Garzón realizará una performance durante el evento, y pondremos las manos en la lana tejiendo libremente en el telar el tapiz ideado por Mapi Millet, directora de la firma de alfombras GAN (Grupo Gandía Blasco). Todo ello bajo la dirección técnica de Lala de Dios, historiadora del arte y tejedora por vocación, y con la experiencia de Charlotte Houman, diseñadora danesa residente en Cuacos que trabaja con pequeñas fábricas textiles artesanales. El objetivo es crear un tapiz colaborativo de gran formato donde todos los participantes están invitados a contribuir.

Para ilustrar la problemática de la lana merina y sus posibles soluciones tendrán lugar diferentes ponencias a cargo de grandes conocedoras del sector, entre ellas, las mencionadas Lala de Dios, Mapi Millet y Charlotte Houman, además de Almudena Sánchez, representante de Dehesa Lana y Asociación Laneras, El Cinorrio, Comunidad rural de mujeres pastoras de cabras de Villanueva de La Vera, y Camino Limia, presidenta de la Asociación mundial de ganadería sostenible y ganadera profesional (ATP) en Merino Spain. El evento contará con la relatoría de la escritora Consuelo López-Zuriaga y la dirección creativa de Mónica Sánchez-Robles, cofundadora de Ras de Terra y Artista.

Este proyecto multidisciplinar, liderado por mujeres, surgió al constatar que siendo España y Extremadura productoras significativas de lana merina, la falta de infraestructuras impide rentabilizarla y obtener el correspondiente valor añadido de sus productos. Durante las restricciones ocasionadas por la pandemia, algunos productores españoles de alfombras de lana merina —que habitualmente elaboran sus productos fuera de España— intentaron fabricar en España, pero no fue posible debido a un conjunto de factores, comenzando por la falta de lavaderos y otras infraestructuras necesarias para el procesado y tejido de la lana. Si bien se esquilan millones de kilos de lana merina, un 80% se exporta en bruto a otros países a precios por debajo del coste de producción debido a que aquí no se dispone de la infraestructura necesaria para crear productos competitivos. La lana restante acaba desechándose, ya que la producción artesanal en España es escasa y no es capaz de absorber todo el excedente.

En Extremadura, la oveja merina forma parte indisociable del paisaje y de su tradición ganadera y pastoril. La oveja merina española, originaria del cruce de las ovejas de la Península y del norte de África, produce una lana fina y rizada de altísima calidad que se exportaba a los países del norte de Europa y constituyó el principal recurso económico durante la Edad Media y siglos siguientes. Por esta razón, la exportación de ovejas merinas estuvo prohibida durante siglos, hasta el siglo XVIII en que la producción declinó por distintas razones de tipo económico y político. Los
ganaderos de merina se agruparon en la poderosa Mesta que representaba sus intereses ante la corona.

El universo de la merina implica abordar el fenómeno de la trashumancia, cuya riqueza cultural, histórica, paisajística y etnográfica le ha valido su reconocimiento como manifestación representativa del patrimonio cultural inmaterial de España. Hoy día son indiscutibles los múltiples beneficios que la trashumancia proporciona a la sociedad, aportando soluciones ventajosas como herramienta contra el cambio climático, el control de incendios forestales y la pérdida de biodiversidad.

Ras de Terra es socio de la Nueva Bauhaus Europea. Desde su creación, apoya a la comunidad local con actividades socio-culturales y fomenta proyectos que construyen redes entre artistas, artesanos, profesionales del sector y la ciudadanía, rompiendo fronteras. Ras de Terra apuesta por el trabajo de las mujeres que han sido y son las grandes protagonistas de la merina, y divulga programas formativos para impulsar una producción competitiva, semi-industrial y de calidad, en el mercado internacional.

«Desenrendando la Merina está organizada por Diputación de Cáceres y ras de terra, y cuenta con el apoyo Acción Cultural Española a través de su programa de residencias Pice, Gan y Junta de Extremadura».

Ver en la web de RdT