Mónica Sánchez-Robles

Cargando

Desde mis inicios como artista comencé a experimentar con formas y texturas, siempre el color y la luz como principales protagonistas. Mis intereses artísticos fluctúan entre diferentes disciplinas; desde la fotografía al video, pasando por la instalación y el dibujo. La naturaleza, el viaje y el ser humano componen mi laboratorio de experimentación.

Estoy especialmente sensibilizada con el cambio climático producido a causa de la contaminación de los ecosistemas e intento participar en la concienciación del problema a través de mi obra. El soporte sobre el cual se desarrolla mi trabajo es el pretexto perfecto para indagar sobre éste y otros temas de mi interés; para ello apelo a la versatilidad que me ofrecen otros soportes instalativos (neones, lámparas y otros objetos de diseño) reciclándolos y convirtiéndolos en obras.

Pero es a partir de un momento de impasse en mi vida que decido embarcarme en una investigación, -que marcará profundamente mi obra-, sobre como las sensaciones y los estados de ánimo se asocian a la práctica artística a través de la luz y el color.

Este proyecto lo he afrontado desde una nueva perspectiva mucho más experimental, me baso en métodos estadísticos para lograr construir un mapa de los sentimientos a través de los colores, empleando una línea conductora que me permite eliminar metafóricamente la barrera entre diferentes disciplinas, siendo las emociones del espectador el objeto de la obra. En definitiva, utilizando el arte como elemento catárquico para mi propio crecimiento y (re)conocimiento emocional, pretendo transmutar mi recorrido vital en un universo propio de cromatismo y luz que se convierta en elemento generador de sensaciones para quien lo contempla.